jueves, 24 de enero de 2013

Mourinho: Un líder en el banquillo ejemplo para muchos


Hoy me encuentro con esta portada en Marca. Y la verdad es que no se si reírme o indignarme. No ya por Mourinho que es uno de los entrenadores que me gustan por su forma de afrontar las cosas. Con carácter, sin pelos en la lengua, diciendo lo que piensa sin tener en cuenta lo que pueda caerle encima, sea contra un rival, contra un jugador propio, contra un superior o contra su afición. No le tiembla ni el pulso ni la voz cuando ha de hacerlo. Es directo y aunque no guste reconocerlo es sincero, puede o no que tenga razón, puede o no que la forma de actuar no sea la adecuada pero no se le puede negar que sea sincero y directo sea quien sea el que tenga delante. 
No me creo que los jugadores le hayan dado este ultimátum al presidente, pero si lo han hecho tengo claro lo que yo les diría de ser Florentino Pérez "Muy bien chicos, de acuerdo, ir buscando equipos para la temporada que viene que paguen vuestra clausula y yo mismo os pondré el lazo rojo en el envoltorio". 
¿Y por que escribo de Mourinho en un blog de baloncesto? Lo cojo como ejemplo para hablar de la situación de entrenadores y jugadores en general, independientemente del deporte que hablemos. Antes el entrenador era la máxima autoridad dentro de un vestuario y lo que decía él era ley para los jugadores, todos tenían claros cuales eran sus roles y el que no entraba en esa dinámica era traspasado o dejaba de jugar, incluso en muchos casos eran los jugadores, los propios compañeros, quienes le hacían ver al insurrecto que ese no era el camino. Porque no nos engañemos, cuando un jugador hace mal las cosas esta tangando al equipo entero y si el entrenador no toma medidas el grupo perderá esa confianza en el que se presupone que es su líder y por lo tanto perderá autoridad. La confianza no se gana dando a los jugadores todo lo que estos quieren. Los jugadores necesitan alguien que les guié por el camino correcto y para ello en ocasiones el entrenador tomará medidas que no son populares para el equipo, pero que en el futuro tendrá su recompensa. Un entrenador debe de mirar más allá del día a día y de un resultado puntual en un momento dado, no puede ceder a los jugadores por muy vacas sagradas que sean (Casillas, Ramos,.. en el caso de Mourinho) por mantener el buen rollo general cuando ve que estos jugadores no están en su mejor nivel y no están haciendo lo mejor para el equipo,.. un toque de atención no viene nunca nada mal. Nadie se debe sentir titular indiscutible, nadie debe pensar que esta por encima del resto de compañeros, nadie debe creer que por su palmares, nombre y curriculum tiene el puesto garantizado eternamente. Los jugadores deben dedicarse a jugar y entrenar lo mejor que puedan, a estar en la mejor forma posible y en estar siempre a punto para cuando el entrenador lo requiera... y el que no lo este, se llame como se llame y gane lo que gane deberá acarrear con las consecuencias. 
Muchos critican al entrenador de los Lakers por poner a Pau Gasol en el banquillo y no de titular, pero hoy por hoy Gasol no esta en la forma idónea para ser titular de un equipo como los Lakers aunque me pese mucho decirlo. Si, también es cierto que no esta bien aprovechado y que sus cualidades no están siendo explotadas al máximo, pero no es menos cierto que su nivel de forma dista mucho de pasar por su mejor momento ¿debe ser titular a pesar de ello? Pues yo digo que no. Y no he escuchado decir a Pau en ningún momento decir "Si sigue este entrenador yo me las piro" todo lo contrario "No soy un jugador suplente, no estoy de acuerdo con ello pero acato la decisión del entrenador". 
Hoy en día la figura del entrenador esta devaluada y es así por culpa en parte de las directivas y en parte por culpa de los propios entrenadores que no tienen el carácter necesario para liderar grupos. Para las directivas es muy fácil, a la hora de elegir se quedan con las "estrellas" y se cargan al entrenador. Para el entrenador también es muy fácil llevarse bien con las figuras, ceder ante sus pretensiones sin tener en cuenta que llegara un momento en el que los resultados no acompañen y serán esas propias "estrellas" las que pidan su cabeza en bandeja de plata ¿Y entonces que? Muchos entrenadores son máximos responsables de lo que les sucede por no haber tenido el carácter suficiente para saberse imponer a los jugadores que están bajo su mando. Un equipo debe intentar ser como una familia, pero el entrenador es el padre, el que decide y el que tiene la última palabra, el que debe impartir justicia, el que otorga derechos pero también establece normas y deberes. 
Hoy vemos como jugadores de la NBA piden el cese de entrenadores y la contratación de otros. Vemos a los general managers reunirse con el jugador franquicia para decidir sobre el futuro del equipo. También hemos visto en el fútbol como el Barça renovaba a Pinto por ser amigo de Messi. Se le esta dando un poder a los jugadores inmenso y eso al final no lleva a buen puerto al equipo. Alguien me dirá que al Barça le ha ido bien mandando Messi, ¡NO! Guardiola mandaba mucho, mucho más que Mourinho en el Real Madrid, era el presidente de facto. Cuando mandaban los jugadores el Barça empezó a perder y sacrificaron al rizitos holandés  La primera medida que tomo Pep fue cargarse a Ronaldinho y Deco, luego a Eto´o. Se cargo a los jugadores que por buenos que fueran eran un mal ejemplo para el resto de compañeros por su comportamiento y por su idiosincrasia. Con eso mando un mensaje muy claro a todos "Juegan los que mejor estén, no los nombres", la temporada pasada dejo a Pique en la grada,.. otro mensaje,.. y decidió marcharse porque de seguir se hubiera cargado a unos cuantos jugadores de peso dentro de la plantilla. 
No me gusta Guardiola porque es un lobo con piel de cordero que vende una imagen que no es la realidad, pero reconozco que en el vestuario es uno de los pocos entrenadores capaz de ejercer un fuerte liderazgo entre sus jugadores.
En el baloncesto se tira en falta entrenadores de ese perfil. Entrenadores como Aito, Ivanovic, Messina, Obradovic,.. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada